jueves, 31 de marzo de 2011

IBIZA

La escapada de la rutina y de lo sobradamente conocido, puede traducirse en un aclarado de ideas y un replanteamiento de dudas. ¿De qué vale dormir entre flores o sobre la arena? La soledad, pararse a pensar, pensar sin parar o simplemente ser consciente de uno mismo... Eso se encuentra en una huida a lo desconocido y en dirección indecisa y variable.
Marcho a la isla de Ibiza en un breve y solitario periplo de cinco días.

Dejo aquí una fotillo de la primera y anterior vez que estuve en la isla:

No hay comentarios:

Publicar un comentario